Cara y cruz de un 15 de agosto

Viana de Cega 2013Llegaba el 15 de agosto, el día más taurino del año. Sol, calor y toros en media España, una fecha ideal para desplazarse a conocer tauromaquias distintas a las que uno puede ver en esa región casi aislada del festejo popular que es Cantabria. Después de convencer/engañar a algún acompañante para no desplazarme solo y de cuadrar horarios y distancias de desplazamiento, decidí poner rumbo a Valladolid, en concreto a la coqueta localidad de Viana de Cega, donde se iban a soltar dos toros desde el cajón, de los hierros de Gabriel Rojas y Fernández Palacios.

Sangre Núñez para un pueblo de menos de 2.000 habitantes que podría dar lecciones a muchos en cuanto a organización de festejos se refiere. El coqueto recinto taurino ocupaba una recta de unos 350-400 metros para desembocar es una plaza cerrada con barrotes y con amplio espacio para el recorte, con doble vallado en toda la zona e incluso una pequeña grada para el acomodo del público, todo ello con arena por encima del asfalto, para el menor desgaste de los animales.

Se colocó un cajón en cada parte del recinto y se procedió a soltar los astados, primero el de Fernández Palacios y luego el de Gabriel Rojas. Más parado y reservón el primero y con algo más de peligro el segundo, aunque ambos resultaron sosos para el recorte. Posteriormente salieron a la arena dos vacas de la ganadería de Toros Taru, logrando la segunda saltar a un cajón instalado en el centro del “ruedo”.

Independientemente del resultado del festejo, en Viana cuidan sus festejos, con una organización pendiente de los detalles y un pueblo volcado en sus fiestas. Da gusto viajar más de 250 kilómetros para ver como todavía hay lugares en los que se cuida con tanto esmero un festejo taurino. Sobre todo después de lo visto por la tarde…

Y es que maldita la hora en la que la radio anunció los encierros de Torquemada para esa misma tarde. Ya que no obligaban a desviarse en exceso del camino de vuelta la decisión no hubo que discutirla mucho. Villa palentina de apenas 1.000 habitantes, sí Viana fuera la cara de la jornada, la localidad de inquisitorial nombre fue la cruz, una cruz motivada por la falta de respeto y de cuidado en unos encierros totalmente desperdiciados para los corredores.

Una larga recta con vallado a ambos lados es el escenario del festejo, protagonizado por vacas de tamaño medio. Menores (muchos) dentro del recorrido, señoras de avanzada edad subidas en escaleras y apoyadas en las vallas, esperadores sentados en las mismas con las piernas hacía dentro, personas bebiendo, etc, etc, etc. Un desastre que provocó que esa misma mañana una chica acabara en la UCI con un desgarro vaginal y que apenas 20 minutos después del cohete servidor abandonara el lugar, justo después de escuchar a un señor decir que ese era su pueblo y que no se iba a apartar de la valla aunque un corredor estuviera en apuros. Poco más que añadir. Bueno sí: a mí que no me esperen más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Festejos Populares y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s