El cortijo de Pagés

Plaza toros Maestranza

Hollywood ha hecho mucho daño. Los valores del héroe a la antigua, íntegro, justiciero e inmune a cualquier intento de corrupción nos han hecho pensar que cada humano esconde en el fondo de su ser un Águila Roja que llevarse a la boca de vez en cuando. Y no. En España prima la injusticia, la corrupción y el compadreo, el yo te doy y tú me das y el colocar de la mejor manera posible a amigos, familiares y conocidos. Y los toros, claro, no son una excepción.

Si hay una plaza con la opción de hacer historia año tras año es Sevilla, que tiene solera, tradición, afición y una semana y media de feria en la que la ciudad recibe visitantes de todos los rincones de la piel del toro. Sin embargo, edición tras edición la empresa Pagés, es decir, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, es decir, los “Cuñados”, reducen el nivel de un ciclo que muere perdido en la mediocridad.

Por ejemplo, es incomprensible que la que, en teoría, era la segunda feria de la temporada en importancia no tenga TV en directo. La justificación es la falta de acuerdo con la cadena, tras lo que se esconde el pensamiento de la empresa de que sin cámaras en directo a los aficionados no les iba a quedar más remedio que acudir al coso. Error del que se darán cuenta tarde y que para lo que sí les servirá es para tapar varios festejos sin rematar y de dudoso atractivo.

Y es que, según informaron anoche varios portales taurinos, pisarán el albero maestrante toreros como el Fandi y el Cordobés, que directamente no deberían torear en plazas de primera o segunda, y harán doblete El Cid y Daniel Luque, del gusto de los que mandan y que llevan dos temporadas sin ver toro. Literalmente. Por el contrario no estarán matadores como Urdiales, los dos Aguilar, Robleño y, especialmente, Iván Fandiño, que tras triunfar en la Maestranza y en el resto de cosos de importancia a lo largo de la temporada, no ha llegado a un acuerdo para vestirse de luces en Sevilla.

Independientemente de nombres, hombres y ganaderías, lo que consiguen los Cuñados es que el aficionado se harte, deje de creer en la justicia torera y que, haya TV o no, se quede en casa. Y si no al tiempo, veremos cuanta gente acude a la plaza para ver, por ejemplo, una terna formada por Curro Díaz, David Mora y López Simón. Pagés ha vuelto a dar paso a sus protegidos y a los protegidos de sus amigos, reduciendo cada vez más el particular cortijo que tienen montado desde hace tiempo y a cuyos tentaderos solo acuden ya compadres de copa y puro. Y todo esto sin entrar en la presentación del toro, claro. Que eso merece otro artículo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s