La encrucijada de la televisión

TV TorosDesde que el mundo es mundo cualquier asunto ha sido susceptible de desatar un debate. Sin embargo, pocos asuntos han despertado tantos sentimientos encontrados como la presencia de las cámaras de televisión en los festejos taurinos. Especialmente de actualidad se encuentra ahora la cuestión, puesto que la más que probable ausencia de TV en directo en la Feria de Abril parece que no ha afectado por igual a todo el mundo.

Desde hace unos años en España existe una TV privada con un canal exclusivo para los aficionados a los toros. Aprovechándose de la falta de competencia y del inmovilismo del sector, esta emisora dio por hecho que retransmitiendo festejos en directo (cada vez menos) y con algún reportaje muy esporádico iba a contentar a los espectadores. Lo cierto es que su pérdida de abonados debería hacer reflexionar a sus dirigentes, que ven como el proyecto se tambalea y que en 2013 pueden dar un paso más en su camino a la desaparición.

Además de Canal Plus Toros y de las pocas corridas que puedan verse en TVE (algo no confirmado) todavía pueden verse algunas corridas y algo de información taurina en las televisiones autonómicas, especialmente en Canal Sur y Castilla La Mancha TV. Y digo todavía porque, con la deuda que tienen estos entes, es cuestión de tiempo que muchas acaben cerrando y muchas otras se olviden de las retransmisiones en directo y de los programas propios.

Con este panorama, en no demasiado tiempo es posible que la información taurina pase a una tiniebla informativa desastrosa para un sector que no es capaz de reinventarse y de movilizarse por sus intereses. Pese a que algunos todavía les parezca positivo que una feria como la de Sevilla se dé sin TV en directo, no encuentro ninguna repercusión positiva en tener que acudir a youtube para ver lo ocurrido en un festejo. Y claro, viendo un resumen en el que aparece lo que le da la gana al montador.

No matemos al mensajero. Que el Juli fuera duda mientras hubo TV y ahora puede estar cuatro tardes no es culpa de la tecnológica, sino de la empresa, el propio matador y de la cadena, que no han sabido o no han querido ponerse de acuerdo acerca del reparto económico. Que la presencia de las cámaras resta público en las gradas es otra afirmación cuanto menos dudosa, toda vez que el aficionado de verdad, el que paga el abono del Plus, prefiere mil veces un tendido estrecho que un sillón amplio. Lo que sí está claro que sin televisión los toros se reducen a unos pocos.

Y es que, sí con TV en directo en algunas plazas se lidia el toro que se lidia, imaginen lo que puede pasar sin la presencia de las cámaras. Mejor no pensarlo…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s