Crónica de una muerta anunciada

Reconozco que es un titular fácil y para nada ingenioso, pero refleja a la perfección lo que está ocurriendo con los toros en Ecuador. Su capital, Quito, no tendrá feria taurina en 2012 y observa como las nubes negras que no hace mucho parecían lejanas ya rozan los tejados de las andanadas. La empresa adjudicataria del coso, Citotusa, ha anunciado que el ciclo de Jesús del Gran Poder, uno de los más importantes de la América taurina y previsto entre los días 1 y 6 de diciembre, queda suspendido.

Las razones esgrimidas por Sancho Dávila, representante en España de la empresa y recogidas por Mundotoro, son diversas. En primer lugar hay interpuesta una demanda contra la Ordenanza Taurina, lo que podría paralizar la feria en mitad de su desarrollo. Además, el clima social amenazante por parte de grupos antitaurinos y violentos puede derivar en consecuencias negativas para profesionales y aficionados.

Lo que no explica Dávila es como se ha llegado hasta aquí, porque la situación no es novedosa. Hace un año el serial entró en fase terminal cuando se celebró sin la muerte del astado en la plaza, un simulacro que hace más mal que bien. Ante esta cacicada pertrechada por Rafael Correa, ese chavista frustrado con tintes dictatoriales, el mundo del toro hizo lo que mejor se le da, cruzarse de brazos.

Regalar entradas y torear de salón son iniciativas loables, sin duda, pero a veces insuficientes. En el mundo de la tauromaquia faltan cojones, no para ponerse delante del toro, faltaría más, sino para arriesgar cuando hay que hacerlo. América vive momentos duros, con grupos antitaurinos con fuerte respaldo que están poniendo en jaque a toda la profesión. Hay que bajar al barro, pelear, unirse y ser un todo ante las amenazas. ¿Cómo puede una empresa suspender una feria por lo que pueda pasar en su desarrollo?

No vale aquello de es una tierra lejana y no nos afecta, porque ha pasado en España y con la represión perdemos todos. San Sebastián o Barcelona son los primeros ejemplos de lo que puede llegar en un futuro. Quizá estaría bien tomar como ejemplos pueblos como Astudillo. En esta localidad palentina llevan 10 años pagando una multa por celebrar su toro enmaromado en las fiestas patronales, siendo denunciados año tras año la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA). Porque a ellos el placer de celebrar el festejo no se lo quita nadie. Con dos bemoles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias, Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s