Las Ventas Arena

Cuando se hace referencia al mundo del toro a muchas personas les viene a la cabeza algo tradicional, arcaico e, incluso, retrógrado. En parte no les falta razón, sobre todo si tenemos en cuenta que es un mundo donde el monopolio es algo extendido y ni siquiera existen tornos en las puertas de las plazas más importantes. Sin embargo, algunos creadores de arte con la mente despejada han pensado en solucionar el tema. Y lo primero ha sido colocarle una cubierta provisional a la primera plaza del mundo.

Si, Taurodelta ha decidido que para no dejar Las Ventas en manos del circo, del motocross o de los reyes del rock and roll entre octubre y marzo lo mejor es colocar una cubierta provisional para celebrar novilladas sin picadores en invierno. La idea podría ser buena, salvo por tres razones fundamentales: 1- Hay una plaza cubierta, la de Vista Alegre, a apenas10 km, en la misma línea de metro. 2- En Madrid llueve lo justo y necesario. 3- Es un atentado estético y taurino.

Y es que se empieza por ahí y se acaba montando un espectáculo circense, al estilo glober trotter. Imaginad ese San Isidro 2018 amenizado por un Dj en vez de una banda de música y con cheerleaders bailando entre toro y toro. En lo alto del coso se colocaría un marcador gigante, que repitiera los mejores momentos, para que nadie se perdiera un pase de pecho de pitón a rabo. No existiría la figura del presidente, si no un jurado que alzaría sus cartulinas otorgando los trofeos pertinentes.

Por supuesto el fumador tendría prohibido hasta el acceso y en el bar se venderían perritos calientes a precio de bocadillo pata negra. El toro sería lo de menos, puesto que el jurado valoraría el arte, la modernidad y la pose estética. El traje cambiaría completamente, puesto que los bordados desaparecerían, dejando espacio para anuncios publicitarios. El capote y la muleta aumentarían de tamaño para dar mayor cabida a carteles de coches caros, perfumes o urbanizaciones en las afueras.

Estarán de acuerdo conmigo que todo sería más moderno, ultrasofisticado y cultural. Eso sí, los porteros seguirían cortando la esquina de las entradas y conseguir ver una corrida de toros en TV sería una quimera. Arreglao pero informal. Conmigo que no cuenten.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias, Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las Ventas Arena

  1. Pingback: La cubierta de la vergüenza | Por la Puerta Grande. Borja Cavia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s