¿Botellón en la plaza de toros?

Que toros y política no casan bien es algo sabido. A menudo, dirigentes con escasos conocimientos de tauromaquia utilizan los símbolos de la misma en su beneficio personal, lo que acarrea consecuencias funestas. Sin embargo, hay veces que la cosa va más allá. La última ocurrencia ha llegado en Santander, donde el presidente de las Juventudes Socialistas de Cantabria, Víctor Casal, ha propuesto crear un botellódromo controlado en la plaza de toros de Cuatro Caminos.

El consistorio de la capital cántabra lleva meses intentando controlar y acabar con la práctica del botellón y las JSC creen haber visto la solución. La excusas que ponen para esta propuesta son 4: 1- La plaza está desocupada 9 meses al año. 2- Tiene enfermería en sus instalaciones. 3- Dispone de accesos controlables. 4- El piso es de arena y el derramamiento de líquido no afectaría al mismo.

Quizá sea por ignorancia o quizá sea por maldad, pero el caso es que el señor Casal olvida varias cosas. La plaza de toros de Cuatro Caminos es uno de los mayores patrimonios culturales de la ciudad de Santander, a la altura de los monumentos y edificios más representativos de la ciudad. Construida en 1.890, fue proyectada por el arquitecto Alfredo de la Escalera y por ella han pasado los mejores matadores de toros de los siglos XX y XXI. Esta reconocida como una de las más bonitas de España y cada año recibe a miles de visitantes en la Feria de Santiago.

Encerrar a miles de jóvenes borrachos en un recinto como éste supondría destrozos irreparables, algo imperdonable.  La excusa de la enfermería se cae por su propio peso, puesto que de poco sirve el recinto sino está ocupado por médicos. Además presupone que cada noche varios jóvenes acabaran heridos. Increíble. Sin embargo, la mayor razón para no convertir una plaza de toros en un estercolero de fin de semana es que se trata de un recinto sagrado, ritual y que merece un respeto que el señor Casal parece haber perdido.

Afortunadamente la consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, ha rehusado la propuesta y ha aclarado que la prohibición del botellón es una cuestión de salud pública, no de consumo en las calles. Afortunadamente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Botellón en la plaza de toros?

  1. Estoy de acuerdo con tu comentario, como casi siempre, pero esta vez te pongo un matiz. No creo que deba utilizarse para hacer botellón, es un recinto con historia y especialmente hermoso como para mal utilizarlo todos los fines de semana para que los jóvenes vayan allí a beber, con todo lo que ello conlleva, suciedad, desperfectos, daños irreparables. No me imagino a nadie en Sevilla diciendo que hay que utilizar la real Maestranza para esos fines. Hay un aparcamiento maravilloso en los Campos del Sardinero, que perfectamente se podría utilizar para ese fin.
    Ahora bien, aun amando y respetando profundamente nuestra plaza de toros, la cual adoro hasta la extenuación, pienso que hay que buscar algún uso durante el año al recinto. No podemos permitirnos tenerle cerrado durante 11 meses, creo que hay que abrir un debate en todos los estamentos de la sociedad incluidos nosotros, los aficionados y los que realmente amamos esta plaza y discutir que se puede hacer. Igual hay que dejarla como está, pero igual hay que buscar algo que se pueda hacer mientras esté vacía, siempre que se haga con absoluto respeto y teniendo en cuenta el valor cultural e histórico que tiene la plaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s