De peso, pero una

Estalló la plaza de Bilbao contra el palco tras el arrastre del 5º toro. Pese a la fuerte petición de la segunda oreja para El Juli, Matías González se mantuvo firme y denegó el segundo apéndice al madrileño, desatando las iras de parte del graderío. Y acertó. La faena de Julián fue buena, con temple, mando y muletazos hondos y largos por ambos pitones. Se arrimó en la parte final y mató de estocada y el toro dobló las manos con rapidez. ¿Y por qué acertó Matías no otorgando la segunda oreja?

Para empezar porque el buen toro de Cuvillo necesitaba a partir de mitad de faena un tiempo y distancia que el diestro no le ha dado. La forma de matar del de Velilla de San Antonio tampoco es lo más ortodoxa y, además, el toreo exige de vez en cuando cargar la suerte y rematar los muletazos detrás de la cadera. Aun así, oreja de peso para El Juli que, pese a sus pocas apariciones en plazas de Primera, es el que más poso está dejando.

Con el primero de su lote no estuvo del todo fino el matador, que acortó en demasía la distancia ante un animal que humilló pero al que faltó recorrido. De nuevo mató de forma poco ortodoxa pero eficaz y Matías que no consideró mayoritaria la petición.

La corrida de Cuvillo ha vuelto a adolecer de casta, fuerza y bravura. Y como siempre que aparecen estos defectos, ahí está Morante encabezando el cartel. El de La Puebla continúa sin poder llevarse a la boca un solo éxito en todo el año, lidiando cada tarde con toros inválidos y con poca fuera.

El primero le permitió, al menos, dos series con gusto y temple, aunque el conjunto le faltó regularidad. El cuarto, Cacareo de nombre al igual que el toro que desorejó hace un año, además de mal presentado no ha servido para nada. Toro moderno que llaman algunos.

Talavante tampoco ha tenido su tarde. El tercero era un Cuvillo 2012, sin fuerza, sin casta y sin opciones. El sexto sin embargo era un astado con posibles y el extremeño ha estado frío, con poco ajuste y con menos temple. Además, ha estado desacertado con el acero toda la tarde.

El mal juego de los toros ha vuelto a tirar por la borda una corrida de renombre. Solo el Juli ha estado a la altura del envite, cortando una oreja de peso. De mucho peso. Pero solo una.

Ficha:

Cuarta de abono de las Corridas Generales de Bilbao. Más de tres cuartos de plaza. Seis toros de Cuvillo, correctamente presentados salvo el cuarto, y en general blandos, sosos y mansos. Destacó el quinto.

Morante de la Puebla: Ovación y silencio

El Juli: Ovación tras petición y oreja con fuerte petición de la segunda

Alejandro Talavante: Silencio y ovació

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s