La amenaza que nunca se cumple

Decía Ricardo Gallardo hace un par de semanas en la revista 6 toros 6 que la temporada de Fuente Ymbro estaba siendo para enmarcar. Y lo estaría siendo, si no fuera porque al final sus corridas no acaban de romper, quedándose en el sí pero no y dando la sensación de que puede dar bastante más de lo que se ha visto en Sevilla, Pamplona o Vista Alegre.

Es cierto que la vacada gaditana dista mucho de parecerse a la mayoría de lo predominante hoy en día en una plaza de toros. Los toros de FY ni se caen de salida, ni llegan agotados al caballo ni pasan chochonamente a través de la tela roja. No. Pero a lo largo de la temporada le ha faltado ese encierro rotundo que convierta la promesa en realidad.

La de esta tarde en Bilbao ha tenido, sobre todo, una presentación impecable. Además ha tenido un primer toro bueno, encastado y duro con el que Diego Urdiales ha estado firme y valiente, pese a tardar en meterse en faena. Solidez la del riojano, que consiguió sacar algún lance templado y ajustado a la difícil embestida del jabonero.

Con el cuarto paso más de lo mismo. Urdiales tardó en ponerse con la bruta y rebrincada embestida de su oponente, destacando con la muleta en la mano izquierda. Se arrimó en la parte final, alargando demasiado un trasteo que no daba más de sí. Firme y cumplidor como siempre el diestro, que, pese a no tener su mejor tarde, ha sido el mejor de los matadores en liza.

Leandro llegaba tras cortar sendas orejas en Málaga y Madrid y visto lo visto, le vale para no tener que jugársela en un feudo tan importante como Bilbao. Frío y distante, el pucelano estuvo demasiado aséptico con su primero, un animal estrecho de sienes, veleto y con pitones cercanos a los toros de la Camarga, que llegó al último tercio repetidor y sin transmisión. Tampoco puso de su parte el diestro, que toreando muy lejos y sin obligar al toro, perdió una oportunidad de volver a tocar pelo.

Tampoco con el quinto quiso saber nada Leandro, abreviando tras intentarlo sin ninguna confianza. No es torero para estos toros el vallisoletano.

Cerraba el cartel David Mora, que tampoco ha tenido su tarde. Demasiado periférico con el soso tercero, con el que consiguió algún pasaje lucido pero con poco sentimiento. El sexto era una joya, una prenda que buscaba las rodillas y que derrochaba casta y emoción por todos los lados. Hace un año el de Borox le hubiera plantado cara, sometiéndole por abajo y metiendo al de FY en la canasta. No ha sido el caso y, pese a aguantar las tarascadas del toro, el diestro ha dejado la sensación de no haber apostado todo a ganador. La estocada, eso sí, perfecta.

Ficha:

Tercera de abono de las Corridas Generales de Bilbao. Plaza de toros de Vista Alegre, con media entrada. Seis toros de Fuente Ymbro, muy bien presentados, mansos en general y a los que faltó fuerza. Destacó el primero.

Diego Urdiales: Ovación y ovación

Leandro: Ovación y silencio

David Mora: Ovación y vuelta al ruedo

Foto: Burladero.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s