La dura senda del toreo

Cuando somos pequeños nuestros progenitores nos instruyen de cara al futuro con frases tan alentadoras como “el que la sigue la consigue”, “el trabajo siempre da sus frutos”, etc, etc. Albergando serias dudas de que estas premisas funcionen en otros campos de la sociedad en la que vivimos, donde no lo hacen en absoluto es en el toreo.

El día más taurino del año en España nos ha vuelto a dejar otro ejemplo. Fernando Cruz es un torero honrado, valiente, capaz y que nunca ha rehuido una pelea, por dura que fuera. Quizá no esté tocado por las musas como algún otro, pero ha demostrado en numerosas ocasiones que temple y técnica no le faltan. Pues bien, el madrileño lleva ya varias temporadas teniendo que desempolvar el traje de luces de ciento en viento, disponiendo de escasas oportunidades y pisando Las Ventas, su plaza, fuera de feria. Por poner un ejemplo, en 2011 hizo el paseíllo en una sola ocasión.

Ayer disponía de su gran oportunidad de la temporada y, desgraciadamente, parece que le va a servir para sumar contratos. Durante la faena de muleta al tercero de la tarde Cruz recibió dos graves cornadas, una en el abdomen y otra en el muslo. El parte médico pone los pelos de punta y el de Chamberí tendrá que pasar 10 días en la UCI para recuperarse. Pero amigos, esto es el toreo y esto es España y la sangre y el morbo están a la orden del día. Manuel Martínez Erice, a la sazón uno de los empresarios de Las Ventas, se apresuró a comentar que el diestro tendrá más oportunidades en el coso madrileño.

Por supuesto que las merece, pero ¿Por sus méritos artísticos o por haber sido gravemente corneado? La temporada actual está acentuando la injusticia de la cartelería. Las plazas francesas está sirviendo para que varios matadores llamen a la puerta tarde tras tarde, encontrándose con que nadie responde al otro lado. ¿Hace falta que salgan corneados?

El toreo son fincas, ganaderías y portadas de revistas, pero solo para unos cuantos. El resto, la gran mayoría, se gana el sustento plaza a plaza, pueblo a pueblo, toro a toro, matando deshechos de tienta, animales de 600 kilos en cosos portátiles y mostrando dignidad tarde tras tarde. Hechos a carretera y fuego. Con dos bemoles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s